La uva albariña es saludable incluso para los pollos

Dice el refrán que de lo que se come se cría y, quizás por eso, en la empresa avícola Rivadulla llevan mucho tiempo preocupados por la alimentación de las aves que crían en sus instalaciones. Hace cinco años decidieron implementar un nuevo modelo de crianza totalmente libre de antibióticos, para el que ya cuentan con certificación. Y ahora, siguiendo con esta misma línea de trabajo, se han sumado al proyecto de investigación NeoGiANT. Su objetivo es el de investigar si la incorporación de los restos del bagazo de la uva albariña, un residuo para muchas bodegas gallegas, puede mejorar la alimentación de estas aves. Y los primeros resultados apuntan a que sí, a que la uva albariña sienta bien incluso a los pollos.

En este proyecto participa también la empresa i-Grape Laboratory, una biotecnológica creada a partir del conocimiento desarrollado en la Universidad de Santiago de Compostela y que se dedica a la producción de extractos naturales bioactivos a partir de la valorización de co-productos y residuos de los sectores agroalimentario y forestal de Galicia. De esta forma, la primera pata de esta investigación busca ofrecer una solución de economía circular y residuo cero a la empresa bodeguera gallega.